Cristián Valdés Ochagavía, Director Área de Liderazgo y Relatorías de M7

Una persona alegre, de mirada profunda, de actitud calmada y certero en sus observaciones, Profesor de Filosofía y Psicólogo de profesión, Coach Senior Organizacional por inspiración, amante de los deportes extremos, de los viajes y de la buena conversación. Así es Cristián Valdés Ochagavía (46), director del Área de Liderazgo y Relatorías de la Fundación Educacional M7.

¿Cómo nace tu interés por desarrollarte profesionalmente en el ámbito educativo?

R. Desde la universidad me gustó enseñar, de hecho, era ayudante de cátedra en la U. de Chile, de ahí me decisión de no seguir una carrera dentro de la universidad sino que proyectada al mundo educativo de enseñanza media, creía y creo que la labor del docente generaba cambios en los estudiantes si esa labor se hacía desde las convicciones profundas, que un es un actor de cambio en las personas, lo hice primero desde la filosofía y luego desde la psicología.

Sabemos que llegaste a la Fundación Educacional Master7 a formar y hacerte cargo de una nueva Área, que tiene relación con aquello que no se ve: las personas, sus emociones, la convivencia y el bienestar de alumnos, alumnas, docentes, administrativos y directivos del mundo educacional. ¿Cuéntanos cuál ha sido el mayor desafío durante este proceso?

R. Muchos, y el primero fue ir creando juntos a otros un área que no estaba, como decíamos lanzarnos a la piscina con más sueños que experiencias, pero con el tiempo esos sueños han ido ganando experiencia y hemos podido verificar que todo aquello que no se ve, es realmente importante para potenciar a los profesores en la buena enseñanza de sus estudiantes, y eso que  no se ve para nosotros son las habilidades relacionales que trabajamos: las emociones, el liderazgo, el autocuidado y la prevención que es súper importante.

El mundo de la educación ha cambiado, hay temáticas que hace 10 años atrás no eran consideradas como necesarias de abordar en el contexto escolar. Hablamos de convivencia, sexualidad, autocuidado, género y otros como habilidades conversacionales o liderazgo educativo. Hoy la educación emocional ha cobrado una importancia insospechada, tanto que se está proponiendo una ley al respecto ¿Qué piensas de esto y cómo ves aspectadas a las nuevas generaciones?

R. Es una gran oportunidad, la sociedad ha cambiado y no hay vuelta atrás, los saberes están más a la mano, por la tecnología. El rol de los que estamos en educación en sus diversas áreas es acompañar a los estudiantes y profesores en  los espacios que la tecnología por más moderna e inmediata que sea , siempre va aquedar corta, y ahí hablo del corazón, de los sentimientos , emociones, afectos, de las conversaciones que nunca ninguna tecnología va a poder reemplazar entre nosotros, por que de poder ser reemplazadas sería el fin de la humanidad como la conocemos.

El gran campo del saber del futuro se llama emoción, se llama afecto, se llama conciencia.

 Ahora te invito a entrar a la sección más personal ¿te tinca?

R. Dale, vamos, sin temor!!

Supimos que el año 2017 escribiste el libro “Coaching para padres: Desarrollando habilidades parentales con sentido”.  Cuéntanos que te motivó y como te inspiraste para apoyar a otros en la difícil tarea de ser papás.

R. Sí, fue una experiencia muy linda esa, me motivó lo que yo había escuchado de los padres respecto a sus hijos en todos mis años de docencia en enseñanza básica y media, creo que a veces los padres necesitan más que consejos caminos y miradas como propuestas para poder cumplir ese rol, tan complejo en estos tiempos.

Háblanos de tu pasión por el deporte extremo y ¿qué medallas o cicatrices te ha dejado el descenso en bicicleta?

R. Jajja, soy ciclista de montaña, me gusta bajar cerros en bicicleta y hacer rutas largas siempre en subida o bajada, es en esas bajadas donde me he encontrado con medallas como decimos los ciclistas, varias caídas y varios ojos morados, bueno más de alguno me ha visto llegar a reuniones así y los tranquilizo altiro, este ojo morado es una caída y de las caídas siempre se aprende.

El ciclismo para mi es un espacio muy de aprendizaje, te desafía, te equivocas, haces amigos y te das porrazos, pero por sobre todo hace que te sientas feliz y en movimiento.

Si pudieras pedir 3 deseos ¿Cuáles serían?

R.

1.- Que dejemos de hablar de educación como si habláramos de maquina y números.

 2.- Escribir otro libro y salir al mundo con eso jajjaa

3.- Tener la última bici, la más moderna.

Y la última pregunta para cerrar este espacio, agradeciendo tu tiempo y sinceridad….

¿Tendrás algún talento oculto que te gustaría develar?

R. Soy un analista político en el closet, me las se todas, veo todas las noticias al respecto, le haría collera a Fernando Paulsen en CNN. Jajajaja.