HACIA EL CENTRO DEL HURACÁN; UNA REFLEXIÓN PEDAGÓGICA EN MEDIO DE LA CRISIS.

Quizás todos nos acordaremos que estábamos haciendo ese viernes 18 de octubre DE 2019 cuando la crisis estalló; Al igual que un terremoto grado 10, el piso de todas nuestras certezas se comenzó a mover, a romper, a lesionar:  Había una realidad latente en nuestro país que estaba pulsando por salir y tendríamos que hacernos cargo. Muchos estábamos celebrando juntos a los colegas y amigos el día del profesor, sin imaginar que sería el inicio de un período que nos exigiría el mayor aprendizaje de estos años: VIVIR Y SER CREATIVOS DESDE LA INCERTIDUMBRE para educarnos y educar en el más profundo sentido de lo humano.

La escuela y la educación, estarán en el centro de este nuevo tiempo, no sólo por su deber de instruir, sino más ahora que nunca, por su rol de formarnos y formar a nuestros estudiantes, en valores tan centrales como el respeto, la escucha genuina de la inquietud del otro, finalmente en el amor y la esperanza.

Albert Einstein decía “No podemos resolver problemas de la misma manera de cuando los creamos”, esta idea resuena fuerte ahora, en donde muchas veces, las comunidades educativas, las personas, los padres y estudiantes se sienten en una especie de huracán, que se refleja en esas sensaciones tan desagradables de angustia, rabia o tristeza, la solución antigua es arrancar, sin mirar si en mi huida piso a alguien, o me lo llevo por delante . No podemos ser parte del huracán, es más,  nuestra labor de formadores es fomentar caminos para ir al centro de ese  ventarrón, que pareciera en ciertos días, arrancar todo; Una vez  arribado a ese centro calmo, el desafío formativo es impulsar la creación de un espacio de formación significativa, donde nos escuchemos, nos miremos y podamos dialogar desde la diferencia, desde las propuestas, desde las emociones, claro ¡¡esto no es fácil, requiere de aprender, requiere de esfuerzo y requiere de creatividad, pero por sobre todo requiere de pedagogía, autenticidad y generosidad; El mayor examen que debemos hacer profesores , directivos, para y con los estudiantes y sus padres/ madres, es generar ese centro calmo, colectivo y contenedor, frente al frenesí y al miedo.

Seremos mejores personas y mejores comunidades educativas después de todo esto, solo démonos el tiempo y el espacio para hacernos cargo de lo que estamos sintiendo, de estar atento del que me rodea y por qué no de abrazar al que lo necesite. Solo así estaremos dando nuevas y creativas respuestas a los problemas para aportar a la solución de esta crisis.

 

CRISTIÁN VALDÉS OCHAGAVÍA

DIRECTOR ÁREA DE LIDERAZGO Y RELATORÍAS.

FUNDACIÓN EDUCACIONAL MASTER 7.