Síndrome del Profesional Quemado. Del estrés al Burnout

Considerando los tiempos que corren, donde los mercados modernos nos exigen cada vez más y mejores resultados, además de las metas personales y laborales que cumplimos a diario, se está hablando cada vez más de una de las enfermedades del siglo XXI: “el estrés prolongado”.

El Síndrome de Burnout, conocido también como desgaste profesional, o agotamiento laboral, es un tipo de estrés laboral crónico que va acompañado de un estado de agotamiento físico, emocional o mental y que puede llegar a tener consecuencias en la autoestima.

En resumen, no sólo es una sumatoria de horas de trabajo, sino también de exigencias interpersonales y emocionales. Que además van acompañadas de diferentes malestares físicos. Lo que va causando una despersonalización, negación e ineficacia en el afectado.

Este Síndrome se gatilla mayormente a profesionales que trabajan con terceros, en aquellos que lidian con conflictos que muchas veces no tienen solución o ésta no depende 100% de ellos. Podemos mencionar a los profesionales de la salud y los profesionales de la educación como algunos de los grupos con mayores probabilidades por las características de sus labores.

Considerando que los factores que más pueden influir en el desarrollo de esta patología considerada como psicológica, es el conflicto de rol dentro del ámbito laboral, la falta de control o autonomía y la carencia de apoyo social.

¿Como detectarlo, prevenirlo y/o tratarlo?

Aquí nombramos algunos de sus principales estados: Sentimiento de agotamiento emocional, fracaso e impotencia. Baja autoestima. Poca realización personal. Estado permanente de nerviosismo. Dificultad para concentrarse. Comportamientos agresivos. Dolor de cabeza. Taquicardia. Insomnio. Bajo rendimiento. Fatiga. Absentismo laboral. Aburrimiento. Impaciencia e irritabilidad. Desconcentración. Comunicación deficiente.

Para prevenirlo se recomienda, reducir los niveles de estrés, hacer pausas dentro de la jornada laboral, aumentar los tiempos de ocio, realizar actividades recreativas y de relajación en el trabajo, descansar, disfrutar con los amigos y la familia. Alimentarse saludablemente y estar en contacto con la naturaleza.

 Para tratarlo se hace necesario intervenir socialmente, acentuar los aspectos positivos y evaluarse internamente. Buscar apoyo profesional si fuera necesario, también es una opción válida.

 

Fuentes:

Achs.cl/portal/burnout

Psicologiaymente.com/organizaciones/burnout

Cuidateplus.marca.com/porqueeltrabajoquemalacabeza

Infobae.com/síndrome de Burnout

http://otrasvoceeseneducacion.org/archivos/311181